• 601 18 75 85
  • info@rededucativa.com

Montessori en la etapa de primaria

Montessori en la etapa de primaria

¡Hola! Soy Sara Sola. Maestra de primaria, pedagoga, asistente Montessori de Taller,… pero sobre todo soy madre de tres criaturas, quienes me llevaron al apasionante mundo de María Montessori y hoy vengo a hablarte de esta filosofía de vida y de lo que estoy preparando para Red Educativa Online, mi curso online a nivel internacional de Montessori para la etapa taller.

La generación de nuestros abuelos vivió guerras, devastación, hambre,… y cuando tuvieron hijos juraron que no pasarían por eso. Nuestros padres fueron educados para no causar problemas y alimentados para no pasar hambre.
La generación de nuestros padres no llegó apenas a la universidad, y el trabajador medio no vivía como el licenciado. Como consecuencia, fuimos educados para tener un “futuro prometedor”, y estábamos todos destinados a estudiar lo que a muchos no nos interesaba, todo para cubrir las expectativas de nuestros padres. Todo para ahuyentar esos miedos que ellos tenían, y con los que hemos sido educados.
Ahora nos toca a nosotros ser padres. Nos toca valorar qué merece la pena en la educación de nuestros hijos. Dicen que somos la generación de la información, de hecho somos familias “sobreinformadas”. Ya no vale ir al pediatra y creer lo que cuenta, porque basta con leer en Internet la experiencia de muchas madres que escriben sobre su crianza en blogs, o mismamente profesionales actualizados que plasman en sus webs las últimas investigaciones en su ámbito, para ver que algunos profesionales están equivocados, desactualizados. Así, nuestro interés torna a ser el del respeto informado. Queremos que nuestros hijos crezcan siendo respetados. Queremos que el adulto deje de quitar la voz al niño, para darle el lugar que le corresponde. De la misma manera que en el siglo pasado las sociedades luchaban por la igualdad entre razas y la igualdad ente sexos, este es el siglo de la igualdad entre géneros y la igualdad entre generaciones.
Gracias a los avances científicos sobre el ser humano, estamos adquiriendo conciencia sobre los procesos de nuestra mente. Estamos conociendo facetas desconocidas, como la emocional (el lado oscuro de la luna), y como consecuencia, trabajando en esa educación.

Así, la educación está encaminándose hacia ese edén que todos hemos ansiado en nuestras infancias (sin gritos, sin castigos, sin correcciones estrictas, con cariño), dejando prever que el sistema tradicional no funciona, y que el “hemos sido educados así y no estamos tan mal”, es una muestra clara de lo mal que estamos.

Pero hay algo maravilloso en nuestra naturaleza: y es que el árbol torcido, con voluntad, cariño, y sobre todo información, puede enderezarse poco a poco. Puede que “no estemos tan mal”, pero adquiriendo conciencia de la infancia y trabajando el respeto hacia la misma, podemos estar un poquito mejor.

Lo que comento en este post no es algo nuevo, y aunque parezca que me contradigo… ¡esto es algo del siglo pasado! Por fin la sociedad está tomando conciencia de esto, pero en el siglo pasado alguien estaba recorriéndose los países y dando charlas sobre la necesidad de llegar a este punto: María Montessori.
Los avances educativos de hoy en día tienen una fuerte influencia de la Doctora Montessori. Ella misma, a través de la observación, rompió todos los esquemas de su cabeza para darse cuenta de esa realidad oculta que nadie quería ver: la maravilla de la naturaleza del niño. La maravillosa fuerza interna que mueve al ser humano a aprender, querer hacer, querer ser, amar lo que le rodea. Y a partir de ahí fue desarrollando su famosa metodología.

Hoy en día las escuelas infantiles cada vez tienden más al modelo educativo que ella propuso. Los niños son respetados en su trabajo, sus intereses, su libertad. Pero de repente, un menor que lleva sus 5 años de vida siendo respetado en su desarrollo, llega a primaria (enseñanza obligatoria), y todo se convierte en imposiciones (objetivos a cumplir, deberes, asignaturas,…) y normas.

¿Dónde queda ese espacio de respeto hacia su desarrollo? ¿Por qué antes podían dejarse llevar por sus intereses, y ahora tienen que seguir lo que un libro dicta? ¿Por qué tienen que descubrir la naturaleza en los libros, y no en la misma naturaleza? Y así, un sinfín de preguntas sin respuesta.

Se cree que Montessori sólo es para la etapa de infantil, pero… ¡Montessori es para toda la vida! Creó materiales junto a su hijo Mario para la etapa de primaria, llamada “Taller”, donde los niños precisamente descubren el mundo, sienten esa necesidad de ir más allá de lo que conocen, de dar explicación a toda esa naturaleza que les rodea. Sienten necesidad de interactuar con sus compañeros como nunca antes lo habían hecho, y sin embargo les limitamos a estar sentados atendiendo una lección, o a hacer proyectos guiados de manera limitante por el profesor.

Por este motivo, en Red Educativa próximamente sacaremos un curso teórico de Montessori en primaria. Para que conozcas la forma más fascinante de ayudar a que tus hijos (o alumnos) quieran aprender y conocer hasta límites insospechados.
Yo, Sara, creadora de ese curso, te espero con muchas ganas. Me encanta hablar de este tema, y en nuestro grupo de Facebook podremos tener debates muy interesantes sobre la etapa de primaria. ¿Te animas?

Porque nuestra generación busca que nuestros hijos sean felices, allá donde ellos quieran estar.

Gracias por leer.

Sara Sola.